Este año la Orquesta Gran Mariscal de Ayacucho reforzará sus actividades en las comunidades

Para este año la agrupación continuará con el desarrollo de sus programas sociales más emblemáticos: Viaje al Fondo de una Orquesta y Dirígenos

Nios-de-la-comunidad-dirigieron-a-la-Orquesta-300x211

 

El V Ciclo de Música Sacra y continuar con una nueva temporada de Viaje al fondo de una orquesta, así como con el proyecto Dirígenos, forman parte de las actividades que ya tiene programada la Fundación Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho (Fosgma) para el primer trimestre de este 2015.

Así lo informó el presidente de la Fosgma, Manuel Torres, quien sostuvo que también preparan el montaje de la zarzuela Luisa Fernanda, un esfuerzo llevan adelante con la Compañía Nacional de Ópera y el Teatro Chacao.

Torres señaló que para las funciones de la zarzuela buscan patrocinantes que los ayuden con la puesta en escena, ya que los recursos que percibe la fundación no son suficientes para llevar adelante todos sus proyectos.

Asimismo, resaltó que para este 2015 esperan reforzar las actividades en el seno de las comunidades caraqueñas y atender la mayor cantidad de niñas y niños con el programa Viaje al fondo de una orquesta

En entrevista con el Correo del Orinoco, el músico aprovechó la oportunidad para ofrecer un balance de sus actividades durante 2014 y cómo fueron acogidas sus iniciativas en las distintas comunidades del país.

“El año pasado, lamentablemente, iniciamos muy tarde Viaje al fondo de una orquesta y solo pudimos atender a las niñas y los niños de la Escuela José Martí, en Sarria, logrando llegar a cerca de 900 pequeños atendidos”, afirmó el presidente de la Fosgma.

Torres refirió que el proyecto es una manera sencilla de iniciación musical, que también lo presentaron a las empleadas y los empleados del Banco Exterior, una institución que financia el programa, a fin de mostrarles el mundo de una orquesta sinfónica: “Allí atendimos a cerca de 50 adultas y adultos”.

Además de Viaje al fondo de una orquesta, la Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho activó una nueva iniciativa denominada Dirígenos, un programa en el que el público toma la batuta de la agrupación.

Manuel Torres celebró la receptividad del programa en cada lugar donde lo presentaron, porque se convirtió en un “excelente motor de interrelación con el público”.

“Descubrimos que a cada uno de nosotros le gustaría vivir la experiencia de dirigir una orquesta sinfónica. Al principio, el público se siente intimidado y reacio a montarse en un pódium, pero luego de romper el hielo todos quieren realizar ese sueño”, describió.

“Nos llenó de mucha satisfacción la receptividad obtenida. Esperamos poder seguir llevándolo a cabo, el próximo año”, agregó el músico.

PRESENTACIONES Además de ofrecer detalles sobre sus programas habituales, Torres comentó acerca del resto de las presentaciones que efectuó el grupo durante el año pasado.

“A pesar de las dificultades económicas y al mínimo presupuesto que manejamos asignado a través del Ministerio del Poder Popular para la Cultura, siempre consideramos que las actividades realizadas presentan muy buena factura artística, pues se realizan con mucha mística y profesionalismo”, destacó.

Según Manuel Torres, la Fosgma no logró realizar todas las actividades deseadas, sin embargo, lograron hacer su trabajo y llevarle al público “actividades interesantes y de su gusto”.

Durante 2014 la orquesta logró realizar el IV Ciclo de Música Sacra junto al Coro Juvenil Núcleo San Agustín, participó en la gran misa de Resurrección que se lleva a cabo en La Trinidad; estuvo en el Concierto Aniversario del Teatro Teresa Carreño; en la IV Temporada de Música y Escena con el montaje de Viva la zarzuela y en el proyecto Parranda Unión, “llevándole un poquito de música y alegría a los niños y algunos abuelitos de casa hogar, entre otras iniciativa que nos dieron mucha satisfacción”.

“Creo que todas y cada una de las actividades realizadas por nuestra institución las considero muy especiales, ya sean, grandes o pequeños montajes, sean en escuelas o teatros, todas para mí son muy especiales, ya que, al ser realizadas con mucho sacrificio, al concretarlas, siempre dejan una gran satisfacción”, expresó.

Solicitan un presupuesto justo El presidente de la Fundación Orquesta Gran Mariscal de Ayacucho (Fosgma), Manuel Torres, señaló que al igual que en los años anteriores, las expectativas de la agrupación y de las y los músicos que forman parte de ella son las mismas: “Poder contar con un presupuesto que sea justo, y que puedan obtener una estabilidad económica”.

El presidente de la Fundación Orquesta Gran Mariscal de Ayacucho refirió que las y los artistas que forman parte del grupo “siguen bajo los parámetros de una beca, la cual es mínima (Bs. 1.400) desde hace 4 años”.

Apuntó que no solo cuentan con una beca sino que además  no se les pueden brindar a las y los músicos ningún otro beneficio socioeconómico (cesta tickets, seguro médico privado o prestaciones).

“Quisiera aprovechar esta ocasión para dirigir una solicitud al ministro de la Cultura (Reinaldo Iturriza) y a Ernesto Villegas, Jefe del Gobierno del Distrito Capital,  para que nos puedan brindar el apoyo que necesitamos, puesto que somos una herramienta para poder llegar directamente a toda la población capitalina. Somos una institución con 25 años de trayectoria, con una deuda moral con todos los integrantes de esta institución. Claro está, que de no ser por la mística y el cariño que los músicos sienten al ejecutar sus instrumentos y el sentido de pertenencia que sienten hacia esta institución, la Orquesta Sinfónica Gran Mariscal de Ayacucho no existiría”, enfatizó.

Torres considera que un presupuesto justo ayudaría en la consolidación del trabajo artístico de la orquesta, pues es muy difícil cubrir los costos de producción y además ofrecerles una estabilidad a las y los miembros de la institución, “quienes deben realizar múltiples actividades, sean o no relacionadas con su vocación y en esa búsqueda, siempre están pendientes de migrar de esta institución hacia otras similares o irse del país”.

Este año la Fosgma perdió a cuatro integrantes, dos migraron a Argentina, uno a Chile y otro a Francia. El directivo lamentó la partida de los músicos, que además ocasionó un desequilibro en las filas de la orquesta al tiempo que afectó el desarrollo artístico.

Torres insistió en el presupuesto “insuficiente” que manejan, por el orden de Bs. 1.300.000 al año. “Nunca dejamos de realizar actividades, los recursos provenientes del Ministerio del Poder Popular para la Cultura los recibimos a finales de septiembre de 2014. Nuestro caso en particular es muy duro, puesto que en algunas orquestas del interior del país, las gobernaciones le han dado importancia y la relevancia del trabajo socio-cultural que realizan, que se puede desarrollar a través de estas agrupaciones, para el beneficio de la población, pero lamentablemente en nuestro caso, no contamos con gobernación y no ha sido posible conseguir el apoyo”, deploró.

Fuente: entornointeligente.com