Cuerpo+Mente+Espíritu: ¿Tus diálogos internos son pensamientos recurrentes? Tu lenguaje genera tu realidad

“Todas las personas de éxito tienen un conjunto de creencias poderosas, empezando por la de que las cosas son posibles, y poniendo hasta la última fibra de su cuerpo en buscar cómo se puede hacer”  Richard Bandler Co-creador de la Programación Neurolingüística (PNL)

descarga (9)

“Nada como lograr aquello que otros dijeron que no lograrías…” En estos días me llegó esta frase anónima, a través de uno de los chat que mantengo con amigos y colegas. Estuve totalmente de acuerdo, me sonreí con el mensaje y a la vez lo reenvié a varios de mis contactos. ¡Imagínate ahora si quien decía que no lo lograrías, eras tu mismo!

Pensé que este es un buen tema para darle seguimiento al artículo que compartí con ustedes a comienzos de enero.  Allí hablé del cierre y comienzo de ciclos como la oportunidad de dibujar lo que queremos lograr este 2015. ¿Adelgazar? ¿Un nuevo trabajo? ¿Independizarte? ¿Nuevos estudios? ¿Una nueva pareja?… A la fecha de hoy, vale preguntarte: ¿cómo van tus planes y tus propósitos de año nuevo? ¿Mantienes el foco en tus objetivos?… Confío en que la respuesta sea “sí, voy bien… cumpliendo el plan”. Pero por si la respuesta es No, o te das cuenta de que comienzas a flaquear, te invito a reflexionar por qué está ocurriendo. ¿Existe algún miedo en particular? ¿Surgió una voz interna que te hace dudar?  ¿Fueron otras voces las que escuchaste desanimándote? ¿El temor a fracasar te paralizó? Ahora bien,  ¿cómo descartar esos diálogos internos negativos?

Primero debes saber que la mente nos  traiciona al juzgar anticipadamente que será imposible cumplir nuestras metas. Se basa en viejas experiencias de fracasos que creemos se repetirán inexorablemente. Tu cabeza piensa que porque fallaste una vez, volverá a ocurrir. Es algo cíclico. Mira cómo funciona. Pensamientos recurrentes que generan estados emocionales que a su vez te llevan a paralizar tus acciones, por lo que te refuerzas que no puedes llegar a tu meta. Atajar o reconocer estas emociones te permite transformar sucesos anteriores y convertirlos en otras formas de actuar. Ya lo sabes, si quieres resultados diferentes realiza acciones diferentes.

Ahora que ves lo que está pasando, ¿qué vas a hacer para seguir adelante? Es bueno reconocer cuándo no te sientes bien y  luego salir de esa emoción. ¿Cómo? En la acción está la transformación. Te pregunto: ¿Qué necesitas hacer para asegurarte que alcanzarás lo que decidiste son tus objetivos de este año? ¿Qué tal revisar tus diálogos internos? ¿Son consistentes con lo que planeaste? ¿Están aflorando viejas creencias desestimulantes? Respuestas sinceras te llevaran a trascenderlas y continuar el camino trazado.  ¿Te hace falta una nueva declaración de lo que quieres? ¿Recalcular, cómo dice el GPS?  ¿Diseñar una nueva estrategia? ¿Afirmarte definitivamente que sí puedes? ¿Visualizar y disfrutar en tu cabeza el momento en que hayas cumplido tu sueño? Estas imágenes son poderosas para el logro de objetivos.

En el coaching ontológico decimos que el lenguaje no solo es descriptivo, sino que es generativo de lo que quieres realizar. Se lo dices a tu cerebro, tu cuerpo  se lo cree y se abre un mundo de acciones. Bien si crees que puedes hacerlas, o si crees que no puedes hacerlas, siempre tendrás razón, tal como decía Henry Ford. Así que sería redundante agregar lo que tus conversaciones internas o tus creencias están contribuyendo  o no a favor de cómo será tu año 2015. ¿Te imaginas cómo te sentirás contigo mismo cuando logres tu meta?  Gracias por leerme y confiar.

Tips:

  1. Albert Einstein observó  que “los problemas significativos que afrontamos no pueden solucionarse en el mismo nivel de pensamiento en el que estábamos cuando los creamos”.P8 Cuerpo mente foto secundaria
  2. Al respecto, Sthephen Covey en su libro 7 hábitos de la gente altamente efectiva, habla de un nuevo nivel de pensamiento sobre la efectividad personal en interpersonal. “Se centra en principios y se basa en el carácter; es de adentro hacia afuera”.
  3. Significa empezar por la parte interior de la persona: los paradigmas, el carácter y los motivos. “Si uno quiere tener un matrimonio feliz, tiene que ser el tipo de persona que genera energía positiva y elude la energía negativa, en lugar de fortalecerla. Si uno quiere tener un hijo adolescente más agradable y cooperativo, debe ser un padre más comprensivo, empático, coherente, cariñoso”. En fin… coloca tú los ejemplos de acuerdo a tus metas.
  4. Certeza, no es tener dudas, es seguir adelante aún con ellas. Kabbalista Michael Berg.

Tibisay Wendehake
Coach Ontológico certificada
tiwe.notas@gmail.com
@twendehake