Venezuela: Venemergencia y Clínica Santa Sofía innovan con la hospitalización domiciliaria

Uno de los elementos de mayor peso en la transformación de los sistemas de salud en el futuro próximo, es la evolución hacia redes que ofrezcan una asistencia más integrada, promoviendo modelos de servicios menos aislados y fragmentados que superen los límites entre sectores y faciliten el trabajo entre equipos de atención médica
primaria y servicios hospitalarios.

Con este nuevo paradigma como norte, Venemergencia y la Clínica Santa Sofía han establecido una alianza estratégica, que busca proveer una atención integrada para mejorar la experiencia del paciente, consiguiendo mayor salud, bienestar y una asistencia más eficiente.

En el marco de este convenio, la clínica, a través de su Centro de Atención Médica Integral (CAMI), comenzó a ofrecer servicios de hospitalización domiciliaria, bajo el nombre de CAMI Hogar, con el cual el personal asistencial se traslada al lugar donde se encuentra el paciente para prestarle los cuidados que requiera.

La manera como funciona es bastante sencilla: El paciente realiza la solicitud de acuerdo a las indicaciones de su médico tratante, se inicia el proceso administrativo y se ejecuta la orden de hospitalización domiciliaria, explicó el doctor Andrés Simón González-Silén, director ejecutivo de Venemergencia.
El requerimiento puede hacerse a través de una llamada telefónica a los siguientes números: (0212) 981.13.44/ 981.10.00/ 981.10.20/ 981.41.22; el correo electrónico: camihogar@clinicasantasofia.com.ve; o presencial, es decir, directamente en la sede de la institución, ubicada en la urbanización Santa Sofía de El Cafetal, Torre Alfa, piso 10.

“De esta manera, la persona puede ser tratada desde la comodidad de su hogar por personal calificado para realizar el tratamiento farmacológico endovenoso, exámenes de laboratorio, hidratación parenteral, rayos X, nebulizaciones, oxígeno, cura de heridas, fisioterapia y terapia respiratoria, electrocardiograma y colocación de sondas”, precisó González-Silén.

Por su parte, el doctor Daniel Mata, subdirector de la Clínica Santa Sofía, explicó que este servicio fue ideado para dar continuidad a los tratamientos post-operatorios, seguir indicaciones de baja complejidad del médico tratante, prestar la atención adecuada al paciente geriátrico, control de heridas y brindar cuidados básicos a
las personas con movilidad reducida o a quienes no pueden salir de su casa.

Mata explicó, que el uso de esta alternativa significa una reducción de los costos si se compara con la atención recibida durante una hospitalización tradicional, la cual implica gastos más elevados (pagos de infraestructura y recursos humanos), por prestarse en un ambiente diseñado para solucionar casos de mayor envergadura o
gravedad.

Adicionalmente, utilizar CAMI Hogar brinda al paciente la ventaja de recibir las mejoras terapéuticas en su propia casa, rodeado de su familia o allegados. El hecho de no tener que permanecer en la clínica, evita también la espera y el congestionamiento en
las salas de emergencia, reservando ese lugar para la atención de verdaderas urgencias, indicó el galeno.

Fuente: Comstat Rowland Comunicaciones Estratégicas